Invitan a disfrutar de exposición Blau-Siyoname en Quinta Gameros

El artista plástico Ray Herrera presentó su exposición “Blau-Siyoname, los azules de dos mundos”, en el Centro Cultural Universitario Quinta Gameros.

La colección se compone de 28 cuadros de mediano formato que serán exhibidos durante un mes en la sala Alberto Carlos, ubicada en el primer piso, que permanecerá en exhibición a partir del jueves 15 de agosto y durante todo un mes de manera gratuita.

Blau-Siyoname puede ser admirada de martes a sábado de 10 de la mañana a 6 de la tarde y los domingos de 10 de la mañana a 5 de la tarde. Cuenta como un evento artístico para el Carnet Cultural Universitario.

_Blau-Siyoname_

“El lenguaje, la unión de la palabra y la cosa, el nombre y lo nombrado, exigen la previa reconciliación (y yo diría la contemplación) del hombre con el mundo que lo rodea”. Octavio Paz

El paisaje en la pintura no es natural, es una invención de la mirada. Esta visión es el resultado del acto de mirar y estar como una característica de pensar lo visto, de capturar, referenciar o decodificar lo visto. El paisaje resulta no ser un accidente sino una consecución, un evento y un testigo.

No se representa la roca, ni la arena, ni el camino. Es la roca, el camino, la arena. En este mirar todo es elemental, iconológicamente asequible porque hay referentes tales como una línea de horizonte, un punto de fuga o correlaciones cromáticas. Estos elementos asequibles y visualmente referenciales, permiten al que mira ser parte de un viaje, un peregrinar. Estas pinturas te invitan a eso.

En este contexto, el azul ha sido considerado un color primario y profusamente utilizado y referenciado en muchas culturas debido a su poderosa evocación y significado. Al contextualizar este color dentro de la cosmogonía rarámuri, resulta ser uno de los pilares que sostienen el cielo, que lo equilibran con la tierra y el hombre.

Siyoname en el cielo, en el río, en algunas flores, en ciertos animales, se deja mirar y habla con quien le observa para decir que está en todo y no es nada. Del mismo modo, el Blau de las colonias menonitas, es el cielo que inspira los ritos de tránsito e iniciación o el agua de los surcos de riego. La conexión con dios y la mezclilla del overol de trabajo o la pañoleta de las mujeres en silencio. Este inspira e intimida como un gran ente majestuoso y diminuto, como un adorno en la vitrina de los recuerdos.

Pintar los paisajes de Chihuahua es la oportunidad de crear la invención más extraordinaria de la mirada, compartirlo es como contar un sueño que se ha tenido. Blau-Siyoname, es el color de la exploración, el lenguaje no verbal que describe la vida, las creencias y los ideales de un lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s