Festejo absurdo de AMLO por las remesas de dólares que ingresaron al país

Por Juan Carlos Estrada

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó sorprendido la cantidad de dinero que ingresan las remesas enviadas desde Estados Unidos por los connacionales en aquel país; el mes de junio entraron al país 3520 millones de dólares, superando lo estimado por analistas, que proyectaron la entrada de efectivo por 3400 millones de dólares.

El presidente festejó absurdamente esas entradas de liquidez de las remesas como si fuera un logro o una gestión de su gobierno, obviando el hecho de que; quienes lo envían son mexicanos que huyeron del país al no encontrar en él condiciones de subsistencia dignas, durante otras administraciones y que no han podido regresar a su patria porque la fallida política económica y social del líder de la 4T, no ha cumplido con todo que prometió durante su campaña presidencia, pues en lo que ha transcurrido de su sexenio, el país sigue mostrando las mismas fallas estructurales en términos socio-económicos que las de antaño, a las que ahora llama como propias de la “mafia del poder”, pero que él mismo reproduce.

Lo ilógico de la situación es que debería de ser penoso para AMLO, un indicador indirecto de la falla de su política y de su proyecto, su festejo debería ser, el hecho de que las remesas bajen en el país –y no por cuestiones económicas internas de empleo en Estados Unidos- sino porque sus programas y políticas hubiesen incentivado de tal forma a la economía nacional que hayan permitido tales condiciones de sustento que los connacionales regresen a su patria y la migración hacia el vecino del norte se reduzca.

La verdadera “regeneración” debió comenzar por sanar el sustento y la dignidad de la economía familiar, evitando así, la desintegración de los núcleos básicos de la sociedad; la familia.

Posibles candidatos a gobierno del estado de Chihuahua, han abordado el tema; como Alejandro Díaz, quien mención que la migración es un tema delicado para Chihuahua, no solo en ámbito internacional –connacionales en Estados Unidos y migrantes centroamericanos estacionados en la franja fronteriza del estado- sino la propia migración interna, de los pueblos, poblados y rancherías hacía núcleos urbanos como los son Ciudad Juárez y la Ciudad de Chihuahua, la transición casi forzada por falta de oportunidades de las regiones rurales del estado.

La difícil situación de las comunidades rurales se agrava con el tiempo; falta de oferta de empleo, la complicada realidad que vive el campo y la ganadería chihuahuense, obliga a mucha de la población a migrar a los centros urbanos –ejemplo de ello son los asentamientos indígenas urbanos- para poder optar a un sustento digno.

El presidente de la República, debe comprender la diferencia entre sustento digno y programa social, no son lo mismo; uno se refiere a las condiciones socio-económicas que permiten o no, optar a un sustento por medio del trabajo –dignificante- y el segundo es solamente vulgar asistencialismo por medio de subsidios.

Por tanto el Federal debe crear más condiciones, es decir, incentivar la economía, la generación de empleos, la gestión de inversiones y no más programas sociales –necesarios bajo ciertas circunstancias y en ciertas poblaciones- generalizados y populistas, en otras palabras, más económica menos asistencia.

Juan Carlos Estrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s