Debaten revocación: ¿farsa o democracia?

A una semana de que se lleve a cabo la primera consulta de revocación de mandato en el País, opositores y promotores del ejercicio ciudadano debatieron, para unos se trata de una farsa, para otros es un ejercicio democrático.

María Marván, presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana, dijo que con la consulta del 10 de abril, el Jefe del Ejecutivo pretende relegitimarse, sin que nadie se lo haya pedido.

«Es un ejercicio como si estuviéramos en el cuento de Blanca Nieves, donde el Presidente se está viendo al espejo y dice: ‘Espejito, espejito, dime quién es el Presidente más bonito’. Y el día 11 ya sabemos los titulares: ‘el pueblo dice que usted es el Presidente más bonito’, en ese sentido me parece una farsa», acusó.

Enrique de la Madrid, director del Centro para el Futuro de las Ciudades del Tec de Monterrey, sostuvo que la consulta no sólo es absurda, sino un engaño a la ciudadanía porque, en cualquier escenario, Andrés Manuel López Obrador seguirá en el poder, ya sea de manera personal o con quien lo sustituya.

«Es atole con el dedo. Es querernos vender algo democrático lo que al final es una manipulación», indicó.

En contraste, para el senador del PAN, Damián Zepeda, el ejercicio es una oportunidad que debe aprovechar la Oposición para sacar a López Obrador de la Presidencia y poner fin al desastre que representa su Gobierno.

«Tienes una herramienta que legalmente te permite quitar un mal gobernante, ¡úsala! Creo que el que no vaya a votar y piense que este Gobierno es malo, sí se va a arrepentir», expresó.

En tanto, Renata Turrent, profesora de Desarrollo Económico en la UNAM y simpatizante de Morena, aseguró que es un instrumento para resolver diferencias por la vía pacífica, que -dijo- ha sido poco promovido por el INE y sometido a una campaña de «desmovilización».

«Se habla de esta polarización, de que Andrés Manuel acumula poder, Andrés Manuel es el peor Presidente, perfecto, aquí está la herramienta democrática».

Para que el resultado de la consulta sea vinculante se requieren 37 millones 129 mil 286 votos, es decir, el 40 por ciento de los inscritos en la Lista Nominal de electores.

Está previsto instalar 57 mil 516 casillas el próximo domingo.

Participar en la consulta de revocación de mandato presidencial. ¿Sí o no?

María Marván (MM): No hay que participar. La revocación de mandato es una gran herramienta ciudadana que hay que tomar en cuenta para en un caso extremo sacar de la presidencia al Presidente por haber hecho mal las cosas. Solo que en esta consulta quien la está promoviendo es el propio Presidente y su partido.

Es un ejercicio como si estuviéramos en el cuento de Blanca Nieves, donde el Presidente se está viendo al espejo y dice «Espejito, espejito, dime quién es el Presidente más bonito», y el día 11 ya sabemos los titulares: «El pueblo dice que usted es el Presidente más bonito». En ese sentido me parece una farsa.

Es una herramienta sumamente poderosa, con una ley muy mal hecha donde no hay más que incertidumbre, en caso de llegar al 40 por ciento del padrón, no sabríamos quién nos gobierna al día siguiente. Parece una locura con la que se hizo la ley, la forma en la que se ha impulsado, la forma tan tramposa con la que se han conseguido las firmas para que pasara el proceso y, para coronar el pastel, la forma en la que el Presidente, Morena y Secretarios de Estado han estado promoviendo la participación. No conozco ningún ejercicio en el que el castigado pida a gritos que lo castiguen, es una farsa.

Renata Turrent (RT): Participar por supuesto. Independientemente de que estemos contentos o no con la gestión del Presidente es un ejercicio inédito que, además, está en otros países o democracias. El Gobernador de California se acaba de someter. Y lo más importante de la consulta son dos cosas: la profundización de la democracia, ahora tuvimos la consulta de los ex Presidentes, y ahora la consulta de revocación de mandato. Y es una manera de resolver conflictos políticos, ideológicos, de manera pacífica.

La historia de América Latina nos deja ver cómo ha habido golpes de Estado, pero en el mejor de los casos tenemos guerras sucias en medios de comunicación, y en América Latina no existe el espacio de decir este Presidente está haciendo las cosas mal. Hay que usar esta herramienta.

Disiento con la doctora: no creo que se limite a que sea una cuestión de sacar al Presidente en función, es una herramienta que también ayuda a legitimar el poder de manera democrática.

Se habla de esta polarización, de que ‘Andrés Manuel acumula poder’, ‘Andrés Manuel es el peor Presidente’. Perfecto, aquí está la herramienta democrática. Para quienes pensamos que no, que es un Presidente legítimo que ha hecho un gran trabajo, también tenemos una herramienta que nos permite relegitimizarlo en las urnas, de manera pacífica, democrática.

Enrique de la Madrid (EM): En el caso mexicano, la revocación de mandato es un ejercicio imposible e inútil. Primero, porque hemos dicho que se necesita que alcance el 40 por ciento del padrón electoral para que sea válida. Entonces, no se alcanza el 40 por ciento, y se queda. Si se alcanza el 40 por ciento y los mexicanos que van a votar deciden que el Presidente se quede, se queda.

Y la otra es que el 40 por ciento si se alcanza y las personas deciden que se vaya el Presidente, pero de todos modos se queda, porque entonces generas a un Presidente victimizado, y tienen el partido y sus aliados la posibilidad de decidir quién se queda de Presidente. Entonces, en los tres casos se queda. Al final del día es una simulación, porque detrás de la revocación, lo que existe es una ratificación.

Tan es así es que la pregunta dice dígame usted si se queda el Presidente o se va. Es una ratificación en el fondo.

¿Por qué lo hacen? Porque es una manera de seguir polarizando, para movilizar a sus bases, además es mal momento, porque para términos prácticos estamos ya en campaña electoral.

Dice Renata, para legitimarse, pero ¿a poco necesita eso? Si tenemos todos los días encuestas donde el Presidente sale bastante bien evaluado. Entonces me parece un ejercicio absurdo, donde además la intención es desviar los recursos públicos y desviar la atención. ¿De qué? De que tenemos tres años de una economía de un crecimiento negativo y 8 millones más de pobres.

¿De qué? De que tenemos 16 millones de mexicanos que se quedaron sin servicios de salud porque quitaron el Seguro Popular sin ninguna razón. ¿De qué? De que hay 100 mil muertos en tres años. ¿De qué? De que el País no está avanzando y estamos peleados. Es un ejercicio para desviar los recursos, pero lo peor para desviar la atención.

Damián Zepeda (DZ): Por supuesto que sí; yo estoy completamente a favor de la revocación de mandato. ¿Por qué? Porque soy demócrata. Y no se puede ser demócrata cuando te conviene y cuando no, no.

La gente vota y pone un gobernante, entonces la gente debería poder votar para quitarlo. No conozco un solo trabajo en el mundo, en la IP, donde no cumplas con tus metas, con el objetivo para el cual te contrataron, y ahí te dejan. No. Te corren, y eso es lo que tenemos que hacer con los gobernantes en México.

Por qué vamos a tener una clase dorada, privilegiada, intocables, de gobernantes a los cuales tengamos que aguantar si están mal gobernando este país, como si fuera una manda religiosa. No. Eso es una herencia de un presidencialismo exacerbado, en donde se le ha vendido la idea a la gente de que te tienes que aguantar si votaste por él, yo no voté por este Presidente, y sin duda alguna no me quiero aguantar el mal gobierno que tiene.

Tengo muy claro que es un desastre, soy opositor frontal en el Senado, lo que está bien lo apoyo y lo que no, no hay manera que me doblen. Yo no me puedo quedar cruzado de brazos viendo hoy, en México, la economía quebrada, 15 millones de mexicanos mientras estamos aquí o no tienen empleo o están subocupados, trabajando menos horas, o no tienen empleo.

Más violencia que nunca, jamás tanto asesinato en este País; 15 millones de mexicanos nuevos que no tienen acceso de seguro básico, divisiones, corrupción, ¿Y no lo quieren quitar? No, yo no me voy a quedar cruzado de brazos mientras tengo una herramienta legal que me permite ser parte del cambio de nuestro país.

María Marván, dice Damián Zepeda que es la oportunidad para correr al Presidente. ¿Qué opinas?

MM: Que desgraciadamente la ley está mal hecha. Decía Renata que en California acaba de haber un ejercicio de revocación. Sí, pero allá en la boleta venía si querías que se quedara el Gobernador o votabas por quién lo iba a sustituir. Entonces había la posibilidad de correr a uno, y elegir a otro a través del voto popular y secreto.

Pero como está planeado en México, con la pregunta que nos hicieron, no es un ejercicio democrático.

Y tiene razón Enrique: finalmente si se va López Obrador, asumiendo que asuma los resultados, que no es lo suyo, si se va el señor López Obrador ¿Qué es lo que vamos a tener al día siguiente? A la Cámara eligiendo a quien lo va a sustituir. ¿Y quién? Otro de Morena, no hay otra alternativa.

Los ejercicios de revocación de mandato han tenido malos resultados en los sistemas presidencialistas en América Latina, donde se han implementado. El ejemplo más claro es Perú donde lo tienen a nivel de presidentes municipales y no tanto de Presidente. ¿Qué ha sucedido? El primer año se puede impugnar, en el segundo se dedica a defenderse y en el tercero ya no puedes hacer nada. Ha habido inestabilidad en Perú gracias a la revocación. Ha sido un fracaso, por eso están pensando en otros ejercicios.

No es cierto que es una herramienta democrática, es una herramienta democrática muy peligrosa. Es como las mascarillas de avión, qué bueno que existan, se deben usar solo en una emergencia y no jugar con ellas. En este caso, con este ejercicio impulsado desde la presidencia por Morena, estamos jugando con una herramienta democrática y no se vale, es muy caro el juego.

Renata, María dice que esto es una farsa, Enrique que es un ejercicio inútil e imposible, ¿Qué opinas?

RT: Primero a la doctora: yo no sé por qué o qué tenga de malo que el Presidente simpatice o impulse este ejercicio cuando fue una promesa de campaña, porque además no fue el único candidato a la Presidencia que lo tenía dentro de sus promesas. Ricardo Anaya también la prometió. Entonces ahora que se vuelve una realidad, no sé por qué lo malo que diga ‘esto es a lo que me comprometí con los mexicanos que votaron por mí y aquí está’.

Quienes fuimos a votar fuimos mexicanos y mexicanas y no entiendo por qué eso no es válido. Sí me parece que hay que impulsar una herramienta de revocación de mandato a pesar de que yo vaya a votar a favor de que se quede, y porque lo haga ¿no es válida mi participación?.

La profesora Violeta Vázquez Rojas del Colmex tiene un ejemplo: si existe el matrimonio, tú entras pensando que no te vas a divorciar. Esto no significa que no quieras que exista una figura legal para poderte salir del matrimonio si no te está gustando.

No entiendo por qué quienes fuimos a firmar no tenemos ese derecho de impulsar este ejercicio.

Al ex Secretario, que hablaba de las encuestas, las encuestas están ahí, pero no son una herramienta democrática. Bajo ese argumento sería: ‘Bueno, en unas elecciones alguien va muy bien, entonces ya no hay que hacer elecciones», y eso no sería algo que ningún demócrata estaríamos de acuerdo.

Desviar recursos, pues, es el mismo presupuesto del INE.

Enrique, Renata y Damián dicen que es un ejercicio democrático, tú dices que no hay que participar en ello. ¿No estás a favor de mecanismos democráticos?

EM: A mí me parece que es atole con el dedo. Es querernos vender algo democrático lo que al final es una manipulación de las personas, y a mí me choca ser manipulado, me molesta que me vean la cara de tonto o me la quieran ver. Primero, porque ya dije, es imposible, en los tres supuestos se queda, entonces es una vacilada.

Pero hablemos de cosas que me preocupan más. El utilizar, por ejemplo (muestra imagen de la propaganda), bonito detalle, «¿quieres que sigan las vacunas gratuitas? Pues Que Siga AMLO». Está padre ¿no? este jueguito.

¿Desvío de recursos? Todos. Porque este dinero no está saliendo del sufrido pueblo mexicano, están desviando los recursos evidentemente, espectaculares, paredes, pero la respuesta es que se quede, sí que se quede, y ese que se quede comienza a ser como un globo de prueba ¿que se quede cuánto tiempo? ¿los años que quedan? O que tal ¡que ya se quede!, perdóname entonces es bastante ingenuo, no darse cuenta que lo que se está tratando de insinuar es «que se quede».

¿No tuvimos hace poco la intención de alargar el periodo del presidente de la SCJ?, entonces podría ser otro intento. Es un tema de manipulación.

Cuando estás en un ejercicio democrático tienes que aprender cuando ganas y cuando pierdes, pero cuando pierdes, desde la Oposición tienes que decir, mira, nos ganaron, vamos a tratar de trabajar tres años con este gobierno, apoyar las cosas que hacen sentido, y las que no, no.

Cuando tú en la práctica estás recortando el periodo de seis a tres años, es volvernos a invitar a una elección a mitad de sexenio, estás matando el incentivo de colaborar en una democracia.

Matas también los incentivos de invertir en este País, porque puede llegar un nuevo gobierno y puede cancelar un aeropuerto con las manos en la cintura. Entonces cada tres años vamos a estar en el jueguito éste. Entonces las inversiones del País son a 6 años, entonces con este jueguito serán a tres años. Yo no sé si se va a quedar el Presidente, el Gobernador, el Alcalde, y es una herramienta absolutamente dañina para el desarrollo del País.

Damián, tú eres del PAN, fuiste presidente nacional del PAN, un partido que combate al gobierno de López Obrador. ¿Cómo explicarnos que, siendo opositor, estés pidiendo participar en esto que María y Enrique dicen que es una farsa, imposible e inútil?

DZ: No vengo representando aquí al partido, en este foro vengo como senador y como persona.

Pero eres panista…

DZ: Pero soy demócrata, soy congruente, porque no cambio de opinión si me conviene o no me conviene. La plataforma electoral con la cual compitió el PAN en el 2018 propone la revocación de mandato, voté a favor, no puedo de repente decir ‘te prometí algo ciudadano y ¿qué crees? tengo miedo a perder al Presidente y por lo tanto ya no voy a votar a favor de la revocación de mandato’. No.

Aquí se habla mucho de que la incertidumbre. Qué peor incertidumbre quieren que la del Presidente que divide todos los días a los mexicanos. No es ingenuo pensar que va a cambiar el señor que ataca, persigue opositores, hay corrupción, millones de mexicanos sin acceso a salud, más violencia que nunca. Perdón, voltea para otro lado. No va a cambiar y no se quieren dar cuenta.

Necesitamos tomar el destino de México en nuestras manos y tenemos aquí la herramienta que hace posible hacer lo imposible. Díganselo a Chile, a los que lograron derrocar al dictador Pinochet, cuando les pusieron una pregunta mucho más confusa, por cierto, y que lograron con astucia que ganara el «no», imagínate lo difícil que eso fue.

Díganselo a Veracruz, si les hubiera gustado o no ver salir anticipadamente a Javier Duarte y evitaremos el mal que le hizo a ese estado; díganselo a Chihuahua si hubiera sido una buena idea o no quitar a César Duarte o que nos hubiera dado miedo generarte inestabilidad; díganselo a Quintana Roo, si no hubiéramos estado mejor si no hubiera salido antes Roberto Borge, y puedo poner muchos ejemplos de ex Presidentes.

«Es atole con el dedo. Es querernos vender algo democrático lo que al final es una manipulación», indicó.

En contraste, para el senador del PAN, Damián Zepeda, el ejercicio es una oportunidad que debe aprovechar la Oposición para sacar a López Obrador de la Presidencia y poner fin al desastre que representa su Gobierno.

«Tienes una herramienta que legalmente te permite quitar un mal gobernante, ¡úsala! Creo que el que no vaya a votar y piense que este Gobierno es malo, sí se va a arrepentir», expresó.

En tanto, Renata Turrent, profesora de Desarrollo Económico en la UNAM y simpatizante de Morena, aseguró que es un instrumento para resolver diferencias por la vía pacífica, que -dijo- ha sido poco promovido por el INE y sometido a una campaña de «desmovilización».

«Se habla de esta polarización, de que Andrés Manuel acumula poder, Andrés Manuel es el peor Presidente, perfecto, aquí está la herramienta democrática».

Para que el resultado de la consulta sea vinculante se requieren 37 millones 129 mil 286 votos, es decir, el 40 por ciento de los inscritos en la Lista Nominal de electores.

Está previsto instalar 57 mil 516 casillas el próximo domingo.

Participar en la consulta de revocación de mandato presidencial. ¿Sí o no?

María Marván (MM): No hay que participar. La revocación de mandato es una gran herramienta ciudadana que hay que tomar en cuenta para en un caso extremo sacar de la presidencia al Presidente por haber hecho mal las cosas. Solo que en esta consulta quien la está promoviendo es el propio Presidente y su partido.

Es un ejercicio como si estuviéramos en el cuento de Blanca Nieves, donde el Presidente se está viendo al espejo y dice «Espejito, espejito, dime quién es el Presidente más bonito», y el día 11 ya sabemos los titulares: «El pueblo dice que usted es el Presidente más bonito». En ese sentido me parece una farsa.

Es una herramienta sumamente poderosa, con una ley muy mal hecha donde no hay más que incertidumbre, en caso de llegar al 40 por ciento del padrón, no sabríamos quién nos gobierna al día siguiente. Parece una locura con la que se hizo la ley, la forma en la que se ha impulsado, la forma tan tramposa con la que se han conseguido las firmas para que pasara el proceso y, para coronar el pastel, la forma en la que el Presidente, Morena y Secretarios de Estado han estado promoviendo la participación. No conozco ningún ejercicio en el que el castigado pida a gritos que lo castiguen, es una farsa.

Renata Turrent (RT): Participar por supuesto. Independientemente de que estemos contentos o no con la gestión del Presidente es un ejercicio inédito que, además, está en otros países o democracias. El Gobernador de California se acaba de someter. Y lo más importante de la consulta son dos cosas: la profundización de la democracia, ahora tuvimos la consulta de los ex Presidentes, y ahora la consulta de revocación de mandato. Y es una manera de resolver conflictos políticos, ideológicos, de manera pacífica.

La historia de América Latina nos deja ver cómo ha habido golpes de Estado, pero en el mejor de los casos tenemos guerras sucias en medios de comunicación, y en América Latina no existe el espacio de decir este Presidente está haciendo las cosas mal. Hay que usar esta herramienta.

Disiento con la doctora: no creo que se limite a que sea una cuestión de sacar al Presidente en función, es una herramienta que también ayuda a legitimar el poder de manera democrática.

Se habla de esta polarización, de que ‘Andrés Manuel acumula poder’, ‘Andrés Manuel es el peor Presidente’. Perfecto, aquí está la herramienta democrática. Para quienes pensamos que no, que es un Presidente legítimo que ha hecho un gran trabajo, también tenemos una herramienta que nos permite relegitimizarlo en las urnas, de manera pacífica, democrática.

Enrique de la Madrid (EM): En el caso mexicano, la revocación de mandato es un ejercicio imposible e inútil. Primero, porque hemos dicho que se necesita que alcance el 40 por ciento del padrón electoral para que sea válida. Entonces, no se alcanza el 40 por ciento, y se queda. Si se alcanza el 40 por ciento y los mexicanos que van a votar deciden que el Presidente se quede, se queda.

Y la otra es que el 40 por ciento si se alcanza y las personas deciden que se vaya el Presidente, pero de todos modos se queda, porque entonces generas a un Presidente victimizado, y tienen el partido y sus aliados la posibilidad de decidir quién se queda de Presidente. Entonces, en los tres casos se queda. Al final del día es una simulación, porque detrás de la revocación, lo que existe es una ratificación.

Tan es así es que la pregunta dice dígame usted si se queda el Presidente o se va. Es una ratificación en el fondo.

¿Por qué lo hacen? Porque es una manera de seguir polarizando, para movilizar a sus bases, además es mal momento, porque para términos prácticos estamos ya en campaña electoral.

Dice Renata, para legitimarse, pero ¿a poco necesita eso? Si tenemos todos los días encuestas donde el Presidente sale bastante bien evaluado. Entonces me parece un ejercicio absurdo, donde además la intención es desviar los recursos públicos y desviar la atención. ¿De qué? De que tenemos tres años de una economía de un crecimiento negativo y 8 millones más de pobres.

¿De qué? De que tenemos 16 millones de mexicanos que se quedaron sin servicios de salud porque quitaron el Seguro Popular sin ninguna razón. ¿De qué? De que hay 100 mil muertos en tres años. ¿De qué? De que el País no está avanzando y estamos peleados. Es un ejercicio para desviar los recursos, pero lo peor para desviar la atención.

Damián Zepeda (DZ): Por supuesto que sí; yo estoy completamente a favor de la revocación de mandato. ¿Por qué? Porque soy demócrata. Y no se puede ser demócrata cuando te conviene y cuando no, no.

La gente vota y pone un gobernante, entonces la gente debería poder votar para quitarlo. No conozco un solo trabajo en el mundo, en la IP, donde no cumplas con tus metas, con el objetivo para el cual te contrataron, y ahí te dejan. No. Te corren, y eso es lo que tenemos que hacer con los gobernantes en México.

Por qué vamos a tener una clase dorada, privilegiada, intocables, de gobernantes a los cuales tengamos que aguantar si están mal gobernando este país, como si fuera una manda religiosa. No. Eso es una herencia de un presidencialismo exacerbado, en donde se le ha vendido la idea a la gente de que te tienes que aguantar si votaste por él, yo no voté por este Presidente, y sin duda alguna no me quiero aguantar el mal gobierno que tiene.

Tengo muy claro que es un desastre, soy opositor frontal en el Senado, lo que está bien lo apoyo y lo que no, no hay manera que me doblen. Yo no me puedo quedar cruzado de brazos viendo hoy, en México, la economía quebrada, 15 millones de mexicanos mientras estamos aquí o no tienen empleo o están subocupados, trabajando menos horas, o no tienen empleo.

Más violencia que nunca, jamás tanto asesinato en este País; 15 millones de mexicanos nuevos que no tienen acceso de seguro básico, divisiones, corrupción, ¿Y no lo quieren quitar? No, yo no me voy a quedar cruzado de brazos mientras tengo una herramienta legal que me permite ser parte del cambio de nuestro país.

María Marván, dice Damián Zepeda que es la oportunidad para correr al Presidente. ¿Qué opinas?

MM: Que desgraciadamente la ley está mal hecha. Decía Renata que en California acaba de haber un ejercicio de revocación. Sí, pero allá en la boleta venía si querías que se quedara el Gobernador o votabas por quién lo iba a sustituir. Entonces había la posibilidad de correr a uno, y elegir a otro a través del voto popular y secreto.

Pero como está planeado en México, con la pregunta que nos hicieron, no es un ejercicio democrático.

Y tiene razón Enrique: finalmente si se va López Obrador, asumiendo que asuma los resultados, que no es lo suyo, si se va el señor López Obrador ¿Qué es lo que vamos a tener al día siguiente? A la Cámara eligiendo a quien lo va a sustituir. ¿Y quién? Otro de Morena, no hay otra alternativa.

Los ejercicios de revocación de mandato han tenido malos resultados en los sistemas presidencialistas en América Latina, donde se han implementado. El ejemplo más claro es Perú donde lo tienen a nivel de presidentes municipales y no tanto de Presidente. ¿Qué ha sucedido? El primer año se puede impugnar, en el segundo se dedica a defenderse y en el tercero ya no puedes hacer nada. Ha habido inestabilidad en Perú gracias a la revocación. Ha sido un fracaso, por eso están pensando en otros ejercicios.

No es cierto que es una herramienta democrática, es una herramienta democrática muy peligrosa. Es como las mascarillas de avión, qué bueno que existan, se deben usar solo en una emergencia y no jugar con ellas. En este caso, con este ejercicio impulsado desde la presidencia por Morena, estamos jugando con una herramienta democrática y no se vale, es muy caro el juego.

Renata, María dice que esto es una farsa, Enrique que es un ejercicio inútil e imposible, ¿Qué opinas?

RT: Primero a la doctora: yo no sé por qué o qué tenga de malo que el Presidente simpatice o impulse este ejercicio cuando fue una promesa de campaña, porque además no fue el único candidato a la Presidencia que lo tenía dentro de sus promesas. Ricardo Anaya también la prometió. Entonces ahora que se vuelve una realidad, no sé por qué lo malo que diga ‘esto es a lo que me comprometí con los mexicanos que votaron por mí y aquí está’.

Quienes fuimos a votar fuimos mexicanos y mexicanas y no entiendo por qué eso no es válido. Sí me parece que hay que impulsar una herramienta de revocación de mandato a pesar de que yo vaya a votar a favor de que se quede, y porque lo haga ¿no es válida mi participación?.

La profesora Violeta Vázquez Rojas del Colmex tiene un ejemplo: si existe el matrimonio, tú entras pensando que no te vas a divorciar. Esto no significa que no quieras que exista una figura legal para poderte salir del matrimonio si no te está gustando.

No entiendo por qué quienes fuimos a firmar no tenemos ese derecho de impulsar este ejercicio.

Al ex Secretario, que hablaba de las encuestas, las encuestas están ahí, pero no son una herramienta democrática. Bajo ese argumento sería: ‘Bueno, en unas elecciones alguien va muy bien, entonces ya no hay que hacer elecciones», y eso no sería algo que ningún demócrata estaríamos de acuerdo.

Desviar recursos, pues, es el mismo presupuesto del INE.

Enrique, Renata y Damián dicen que es un ejercicio democrático, tú dices que no hay que participar en ello. ¿No estás a favor de mecanismos democráticos?

EM: A mí me parece que es atole con el dedo. Es querernos vender algo democrático lo que al final es una manipulación de las personas, y a mí me choca ser manipulado, me molesta que me vean la cara de tonto o me la quieran ver. Primero, porque ya dije, es imposible, en los tres supuestos se queda, entonces es una vacilada.

Pero hablemos de cosas que me preocupan más. El utilizar, por ejemplo (muestra imagen de la propaganda), bonito detalle, «¿quieres que sigan las vacunas gratuitas? Pues Que Siga AMLO». Está padre ¿no? este jueguito.

¿Desvío de recursos? Todos. Porque este dinero no está saliendo del sufrido pueblo mexicano, están desviando los recursos evidentemente, espectaculares, paredes, pero la respuesta es que se quede, sí que se quede, y ese que se quede comienza a ser como un globo de prueba ¿que se quede cuánto tiempo? ¿los años que quedan? O que tal ¡que ya se quede!, perdóname entonces es bastante ingenuo, no darse cuenta que lo que se está tratando de insinuar es «que se quede».

¿No tuvimos hace poco la intención de alargar el periodo del presidente de la SCJ?, entonces podría ser otro intento. Es un tema de manipulación.

Cuando estás en un ejercicio democrático tienes que aprender cuando ganas y cuando pierdes, pero cuando pierdes, desde la Oposición tienes que decir, mira, nos ganaron, vamos a tratar de trabajar tres años con este gobierno, apoyar las cosas que hacen sentido, y las que no, no.

Cuando tú en la práctica estás recortando el periodo de seis a tres años, es volvernos a invitar a una elección a mitad de sexenio, estás matando el incentivo de colaborar en una democracia.

Matas también los incentivos de invertir en este País, porque puede llegar un nuevo gobierno y puede cancelar un aeropuerto con las manos en la cintura. Entonces cada tres años vamos a estar en el jueguito éste. Entonces las inversiones del País son a 6 años, entonces con este jueguito serán a tres años. Yo no sé si se va a quedar el Presidente, el Gobernador, el Alcalde, y es una herramienta absolutamente dañina para el desarrollo del País.

Damián, tú eres del PAN, fuiste presidente nacional del PAN, un partido que combate al gobierno de López Obrador. ¿Cómo explicarnos que, siendo opositor, estés pidiendo participar en esto que María y Enrique dicen que es una farsa, imposible e inútil?

DZ: No vengo representando aquí al partido, en este foro vengo como senador y como persona.

Pero eres panista…

DZ: Pero soy demócrata, soy congruente, porque no cambio de opinión si me conviene o no me conviene. La plataforma electoral con la cual compitió el PAN en el 2018 propone la revocación de mandato, voté a favor, no puedo de repente decir ‘te prometí algo ciudadano y ¿qué crees? tengo miedo a perder al Presidente y por lo tanto ya no voy a votar a favor de la revocación de mandato’. No.

Aquí se habla mucho de que la incertidumbre. Qué peor incertidumbre quieren que la del Presidente que divide todos los días a los mexicanos. No es ingenuo pensar que va a cambiar el señor que ataca, persigue opositores, hay corrupción, millones de mexicanos sin acceso a salud, más violencia que nunca. Perdón, voltea para otro lado. No va a cambiar y no se quieren dar cuenta.

Necesitamos tomar el destino de México en nuestras manos y tenemos aquí la herramienta que hace posible hacer lo imposible. Díganselo a Chile, a los que lograron derrocar al dictador Pinochet, cuando les pusieron una pregunta mucho más confusa, por cierto, y que lograron con astucia que ganara el «no», imagínate lo difícil que eso fue.

Díganselo a Veracruz, si les hubiera gustado o no ver salir anticipadamente a Javier Duarte y evitaremos el mal que le hizo a ese estado; díganselo a Chihuahua si hubiera sido una buena idea o no quitar a César Duarte o que nos hubiera dado miedo generarte inestabilidad; díganselo a Quintana Roo, si no hubiéramos estado mejor si no hubiera salido antes Roberto Borge, y puedo poner muchos ejemplos de ex Presidentes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s