Recomiendan expertos UACH implementar las podas de invierno

Si tu deseo es aprovechar la temporada de invierno y posiblemente tus días de asueto, para podar tus árboles o plantas y que estas puedan adquirir una forma apropiada o para sanear, rejuvenecer y promover su floración, en este espacio especialistas de la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas de la UACH, te dicen cómo hacerlo.

La poda, fue utilizada en China durante el 1° y 2° Siglo durante el periodo de las 6 Dinastías, como un mecanismo para enanizar árboles y arbustos; se le llamó Panjing para plantas de ornato. Este mecanismo alcanzó su mayor popularidad durante la Dinastía Sung (1000-1200 A. C.). Se trabajó principalmente con juniperus, chabacanos, granados, manzanos como especies más utilizadas.

El Dr. Jairo Baldemar Flores Plascencia indicó que la poda de invierno es la labor más importante porque tiene la finalidad de limitar el alargamiento del esqueleto de la planta, a la “poda seca”, como se le conoce comúnmente, es la más adecuada por excelencia para árboles caducifolios, en esencia consiste en eliminar ramas secas, mal ubicadas, ramas innecesarias, dejando las mejores ramas que conformen la copa o estructura del árbol.

Dijo que, con practicar las podas durante esta temporada invernal, son grandes los beneficios que reciben los árboles o en su caso las plantaciones, porque para un árbol le resulta menos debilitante, además de que la estructura de ramas se ve mejor sin hojas y facilita la poda. También en invierno los hongos que pueden aprovechar las heridas de los cortes para infectar están menos activos.

“Los principios de la poda durante el invierno deben estar enfocados a estimular la formación y crecimiento de buenas ramas, favorecer la penetración de luz entre el follaje, detener el crecimiento en volumen y altura del árbol, una vez alcanzada la altura deseada”, manifestó Flores Plascencia.

Explicó que también existen diferentes tipos de podas, como la “poda de Formación” que tiene como objetivo la constitución de una estructura robusta y equilibrada, la “poda de Producción” que tiende a favorecer la fructificación, “poda de Renovación” cuyo fin es la restauración o rejuvenecimiento de la porción aérea, “poda de Corrección” que sirve para corregir la estructura, la forma o simetría del árbol para que adquiera una forma deseada y por último, la “poda de Terapia” que va encaminada a recuperar la salud del árbol.

Sobre las recomendaciones para podar un árbol, el especialista de la UACH aseguró que lo primero que deben de checar o cuidar es que el corte no debe de ser perpendicular al eje de la rama, sino inclinado, que forme un ángulo de 45 grados, ya que se es más oblicuo, ofrece una superficie excesiva para cicatrizar y facilitar la entrada de hongos.

El entresacado de las ramas es con tijeras y se deben de colocar en posición correcta o de lo contrario se dejarán los mentados tocones, cortaduras o raspones. Al formar árboles jóvenes, es importante seleccionar ramas que formen ángulos abiertos con el tronco ya que estos son los más fuertes.

Para que una poda sea todo un éxito y se estimule el desarrollo armónico del árbol, se deben de tener en cuenta los siguientes puntos:

• Ramas de menos de 6 cm de diámetro: No tengas reparos en eliminarla.
• Ramas de 7 a 12 cm.: Valora antes si la cortas o no.
• Ramas de más de 13 cm.: Pódala sólo si es estrictamente necesario.
• Previamente dibuja la forma en que vas a podar el árbol, desde la punta hacia abajo, para que sepas qué estructura le vas a dar.
• Los árboles jóvenes deben tener las ramas laterales espaciadas sobre el tronco central.
• Corta todas las ramas entrecruzadas o que se rocen.
• Las ramas laterales deben tener como máximo la mitad de diámetro que el tronco principal para evitar la competencia entre ellas.
• Corta como máximo una cuarta parte de follaje del árbol en una sola operación. No tengas prisa. Si es necesario podar más, hazlo en varios años sucesivos.

Además, indicó que otra norma básica o reglamentaria, es que las herramientas que se pueden utilizar para las podas son las tijeras de mano, tijerones, serruchos, garrochas y escaleras. Sin embargo, lo más importante es que antes de iniciar este trabajo siempre debes desinfectar los utensilios aplicando una solución de cloro al 1 por ciento, esto con el fin de evitar contagios de hongos o bacterias hacia una planta sana.

El Dr. Jairo Baldemar Flores agradeció el apoyo por esta colaboración y asesoría a la Dra. Rosa María Yáñez Muñoz, quien es maestra investigadora de FACIATEC y a la M. C. Adriana Villa Yáñez que es parte del Corporativo Agrochimayo, egresada de FACIATEC, experta en Nutrición Vegetal y directora de la compañía de Poda de Árboles Frutales de Clima Templado, Pruning Team Chihuahua.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s